Rosácea

La rosácea es una de las alteraciones cutáneas más frecuentes. Se produce cuando la primera barrera de la piel, denominada epidermis, pierde su densidad.

    En otras palabras, la rosácea vuelvo la piel frágil adquiriendo una alta sensibilidad que puede agravarse. Algunos de los síntomas más habituales son: sensación de malestar, picor y tirantez llegando incluso a infectarse.

    Siguiendo nuestro método, los resultados se ven desde las primeras aplicaciones: recuperamos la salud de la epidermis y la piel se regenera y se fortifica, ganando textura y suavidad.

    Casos Reales de Rosácea (antes y después)

    ¿Qué opinan nuestros clientes?

    «Noto día a día cómo han ido desapareciendo las manchas, rojeces y capilares dilatados y, sobre todo, el alivio que siento en mi rostro. Tras escasos meses, la progresión de la recuperación de mi piel y del mencionado problema, ha sido muy favorable. El tratamiento es muy completo».

    Ángeles

    «Las cremas son estupendas, Eva me aconseja de maravilla y estoy supercontenta, tenía rosácea desde hace muchísimo tiempo y no sabía que tenía solución, desde la primera aplicación sentí los resultados, ahora llevo unos años usándolas porque siento mi piel llena de vida pero ya no por la rosácea».

    Pepa

    «Antes de utilizar estos productos amanecía con la rosácea encendida. Ahora mi piel esta superbién, tengo la piel sin manchas, aterciopelada y sin rojeces. Estoy muy agradecida».

    Maira

    Te esperamos

    Tu belleza empieza por tu piel

    ¿Quieres saber cómo conseguir una piel más sana y bella?