Cuando la grasa se solidifica en el orificio del poro por donde respira la piel, lo va dilatando y en muchas ocasiones se convierte en comedones o puntos negros.  Es lo que se conoce como poro dilatado.

Con nuestro tratamiento licuamos esa grasa y progresivamente el poro vuelve a su tamaño natural. La piel se ve más lisa, matificada y uniforme.

Tu piel

¿Qué más le puede ocurrir a tu piel?