Tener una piel sana a veces parece una meta inalcanzable. Nuestro acelerado estilo de vida, no tener una rutina de cuidado facial adecuada y una mala alimentación acarrea numerosos problemas cutáneos.

Sin embargo, también me parece interesante analizar las características que definen o que permiten afirmar que una persona tiene una piel sana. Por ello, en este artículo, me gustaría ahondar un poco más en esta cuestión: ¿cómo es una piel sana?

Conocer sus características y saber diferenciar entre una piel sana y otra que no lo está, es un método mediante el cual luego establecer una rutina específica de cuidado facial. ¿Por qué? Nos ayuda a centrarnos en aspectos específicos.

Por lo que si quieres descubrir si tienes o no la piel sana, te invito a que sigas leyendo. Espero que esto te sirva de ayuda para conocerte un poco mejor.

Tienes un tono uniforme en la piel

Uno de los primeros signos de envejecimiento prematuro suele percibirse en el tono de la piel. Una epidermis que mantiene un color uniforme, sin manchas ni exceso de pigmentación, es una piel sana.

Aunque pueda parecer una cuestión carente de importancia, lo cierto es que posibles alteraciones o cambios en el color natural de nuestra piel pueden ser indicadores de múltiples problemas de salud.

Por consiguiente, si tienes un tono uniforme podemos afirmar que cumples el primero de los cinco signos que nos indican que tienes una piel sana.

Conoce cómo es el órgano más grande del cuerpo: La piel

>> Descubre más sobre la piel

Una piel sana se siente lisa y suave

Una piel lisa y suave también es un indicador de que se encuentra en buen estado. Si no tienes marcas causadas por acné, cicatrices, rugosidades, descamaciones, hinchazón: tu epidermis y el pH de la piel están en buen estado.

Aunque es posible que en momentos específicos esto se vea alterado por cuestiones externas que alteran nuestros tejidos, no te preocupes. Es normal. Lo que no sería bueno es si esto se extiende o alarga durante mucho tiempo.

Tonificada y firme

El tercer indicador de que tienes una piel sana lo encontramos en la firmeza y tonicidad de la misma. Como te he comentado en artículos anteriores, la síntesis correcta de colágeno y elastina nos ayuda a tener una dermis más fuerte y resistente.

Si bien, a cierta edad y debido a cambios hormonales, como los que se producen durante un embarazo o en la menopausia, dan lugar a una caída de los estrógenos, y, con ello, a una pérdida de firmeza en la piel.

Por eso, siempre recomiendo a mis clientas comenzar a preparar su piel antes de que los problemas sean visibles. La prevención es tan fundamental como llevar una rutina de cuidado diaria constante.

Ni deshidratada, ni mixta, ni grasa: equilibrada

Como te contaba en el artículo ¿Por qué está mi piel deshidratada siempre?, cuando sientes tu piel deshidratada, mixta o grasa significa que existe un desequilibrio. Por ende, no existen tipos de piel, sino estados que surgen a raíz de una alteración de los tejidos y emulsiones de la piel.

Para tener una piel sana debemos encontrar el equilibrio de la misma desde sus capas más profundas, es decir, empezaremos por el tejido epitelial hasta la dermis. Para lograr que tu piel luzca sana y bonita, es importante que la nutras desde dentro y que la protejas por fuera con productos específicos.

Tu piel no se irrita con facilidad

Una piel que no se irrita con facilidad es una piel sana. Si sientes que los cambios de temperatura o la contaminación, entre otros, no tienen una respuesta positiva en tu epidermis puede significar que la barrera protectora está dañada o debilitada.

Cuando esto se produce, es frecuente la aparición de otras múltiples patologías cutáneas tales como enrojecimiento, acné, manchas… Por eso, te recomiendo utilizar productos que te ayuden a mantener la barrera de la piel hidratada y fuerte.

¿Cómo conseguir una piel sana? El caso de Pilar M.B

Después de conocer cuáles son los 5 signos que indican si tienes una piel sana, ¿podrías afirmar que los cumples todos? En caso de no ser así, permíteme que te cuente cómo ayudé a Pilar a mejorar la salud de su piel. Bueno, mejor aún, con el permiso de Pilar te comparto el testimonio que ella misma me transmitió.

«𝘛𝘦𝘯𝘨𝘰 𝘶𝘯𝘢 𝘢𝘮𝘪𝘨𝘢 𝘲𝘶𝘦 𝘮𝘦 𝘤𝘰𝘮𝘦𝘯𝘵ó 𝘭𝘰𝘴 𝘳𝘦𝘴𝘶𝘭𝘵𝘢𝘥𝘰𝘴 𝘥𝘦 𝘶𝘴𝘢𝘳 𝘊𝘰𝘮𝘱𝘰𝘴𝘪𝘵𝘶𝘮 𝘺 𝘮𝘦 𝘢𝘯𝘪𝘮é 𝘢 𝘦𝘮𝘱𝘦𝘻𝘢𝘳 𝘢 𝘶𝘴𝘢𝘳𝘭𝘰𝘴. 𝘓𝘭𝘦𝘷𝘰 𝘶𝘯𝘰𝘴 𝘮𝘦𝘴𝘦𝘴 𝘺 𝘯𝘰𝘵𝘰 𝘶𝘯𝘰𝘴 𝘣𝘶𝘦𝘯𝘰𝘴 𝘳𝘦𝘴𝘶𝘭𝘵𝘢𝘥𝘰𝘴 , 𝘭𝘢𝘴 𝘮𝘢𝘯𝘤𝘩𝘢𝘴 𝘦𝘴𝘵á𝘯 𝘥𝘦𝘴𝘢𝘱𝘢𝘳𝘦𝘤𝘪𝘦𝘯𝘥𝘰 𝘺 𝘭𝘢 𝘱𝘪𝘦𝘭 𝘦𝘴𝘵á 𝘮𝘶𝘺 𝘩𝘪𝘥𝘳𝘢𝘵𝘢𝘥𝘢 𝘺 𝘴𝘶𝘢𝘷𝘦, 𝘢𝘴í 𝘲𝘶𝘦 𝘦𝘴𝘵𝘰𝘺 𝘢𝘯𝘪𝘮𝘢𝘥𝘢 𝘢 𝘳𝘦𝘤𝘰𝘮𝘦𝘯𝘥𝘢𝘳𝘭𝘰𝘴 𝘺 𝘢 𝘴𝘦𝘨𝘶𝘪𝘳 𝘶𝘴á𝘯𝘥𝘰𝘭𝘰𝘴.

𝘎𝘳𝘢𝘤𝘪𝘢𝘴 𝘌𝘷𝘢 𝘱𝘰𝘳 𝘵𝘶 𝘴𝘦𝘨𝘶𝘪𝘮𝘪𝘦𝘯𝘵𝘰 𝘺 𝘱𝘰𝘳 𝘵𝘶 𝘢𝘮𝘢𝘣𝘪𝘭𝘪𝘥𝘢𝘥.
𝘈𝘩!! 𝘌𝘯 𝘮𝘪 𝘦𝘯𝘵𝘰𝘳𝘯𝘰 𝘥𝘦 𝘢𝘮𝘪𝘨𝘢𝘴 , 𝘭𝘰 𝘤𝘰𝘮𝘦𝘯𝘵é 𝘺 𝘶𝘯𝘢 𝘥𝘦 𝘦𝘭𝘭𝘢𝘴 𝘺𝘢 𝘱𝘪𝘦𝘯𝘴𝘢 𝘭𝘰 𝘮𝘪𝘴𝘮𝘰 𝘲𝘶𝘦 𝘺𝘰».

– 𝐏𝐢𝐥𝐚𝐫 𝐌𝐚𝐫𝐭𝐢𝐧𝐞𝐳 𝐁𝐚𝐞𝐳𝐚

Como la propia Pilar explica, llegó a mi consulta porque tenía manchas y su piel no lucía bonita y saludable. Después de realizarle un estudio en consulta, le recomendé una serie de productos de Compositum específicos para corregir y equilibrar su piel.

Con constancia, la rutina de cuidado facial han comenzado a dar grandes resultados. Pronto, Pilar, al igual que otras clientas que han pasado por mi consulta en Aevum Natura, podrá afirmar que efectivamente, su piel luce sana, bonita y tonificada.

Si como Pilar quieres conocer mejor tu piel, sentirla bella, sana y sin imperfecciones, solicita una consultoría gratuita online conmigo en Aevum Natura.

Te animo a hacerlo para así poder conocer detalladamente tu caso en particular y resolver todas tus dudas sin compromiso.

Un abrazo,

Eva